ACTIVOS INTANGIBLES. ¿Qué son y cómo pueden ayudar a mi negocio?


Si existe una forma de concretizar los activos asociados a bienes intangibles es, precisamente, reconociendo su valor.

En el ámbito empresarial tenemos Activos Tangibles e Intangibles. Los activos tangibles que se pueden incluir en los activos no corrientes y en los activos corrientes. Un activo tangible debe proporcionar beneficios económicos futuros razonablemente estimables y debe ser el resultado de una transacción previa, es decir, una compra. Por su parte, los activos intangibles son fundamentales para alcanzar el resultado final.

Los activos intangibles se valoran para transferirlos o licenciarlos, para cuantificarlos como aporte de una nueva sociedad o en escenarios como la participación de un inventor en una rueda de negocios en los que espera conseguir inversionistas.


Algunos activos que podemos encontrar en los negocios o empresas son:

  • Marcas

  • Patentes

  • Franquicias

  • Know how

  • Propiedad intelectual (Derechos de Autor)

  • Sotware

  • Listas de clientes y proveedores

Si los activos intangibles de una empresa son gestionados y protegidos correctamente, puede ayudar a la empresa o negocio a alcanzará una ventaja competitiva superior frente a sus competidores.

Para saber cuales son los activos intangibles de una empresa o negocio es es importante conocer sus características:

  • No tienen una imagen física.

  • Son bienes no materiales de la empresa, como beneficios, ventajas competitivas, derechos, aspectos que aumentan el valor de los ingresos.

  • Estos activos tienen un método de pago progresivo por el tiempo en vigor

  • Usualmente se utilizan los activos intangibles para abastecimiento de productos o fines administrativos

  • Es sumamente complicado asignarles un valor en la contabilidad de la empresa por ser intangibles.

Entre los diferentes tipos de recursos intangibles podemos diferenciar los siguientes:

  1. Los activos de infraestructuras como la cultura corporativa de la empresa, las relaciones financieras, la filosofía administrativa empresarial, sistemas de redes, etcétera.

  2. Los activos humanos, como la religión, la educación y la relación laboral.

  3. Los activos de mercado y de propiedad industrial, entre los que encontramos incluidas a las marcas, nombres comerciales, avisos comerciales, el nombre de la empresa, las estrategias de marketing, la lealtad del consumidor, los canales de distribución, entre otros;

  4. Los activos de propiedad intelectual, es decir, las patentes, los derechos de autor, los diseños y/o secretos comerciales;

En conclusión, los activos intangibles forman una parte imprescindible de toda empresa, ya que gracias a ellos se consigue un valor de marca que posiciona mejor a la empresa dentro de su mercado. Por este motivo la inversión en intangibles como la formación, marcas, patentes y estrategias permiten una mayor ventaja competitiva capaz de generar un mayor numero de ventas.

5 visualizaciones0 comentarios
VS-removebg-preview.png